maltrato infantil

A soidade dos nenos

nena e sombra

Miremos  esta foto un anaquiño, e fagamos un exercicio de empatía, si,  iso de pórnos no lugar do outro, neste caso desta nena, mirando a un adulto que a dobra ou triplica en tamaño, forza, e que ten unha postura claramente ameazante, se isto aínda non abonda probemos a sentarnos a rentes do chan e ó noso carón un adulto nesta mesma postura.

Podemos, agora, facernos unha idea, e sentir o mesmo que esa nena sente, que seguramente será: medo, soidade, pánico, se cadra.

A miúdo reflexiono sobre a pouca consciencia que temos referente ó dano que podemos causar nos nenos, tamén na pouca, escasa ou ningunha formación que temos nais e pais na tarefa máis importante da nosa vida, tal é a  de criar os fillos, e tamén e sobre todo na inmensa soidade e desprotección de moreas de criaturas que se enfrontan a diario a nais e pais estresados, nerviosos, deprimidos, ocupados.

Cando nós, adultos,  nos empeñamos en esconder a realidade da nosa propia infancia, en xustificar os malos tratos dos que fomos obxecto polas nosas nais e pais co gastado discurso de: fixerono polo noso ben, a parte de mentirnos a nós mesmas, e así non conseguir nunca avanzar, estamos perpetuando ese maltrato.

Para sair deste círculo vicioso, debemos darnos permiso para chorar, para cabrearnos, para alporizarnos, por todo iso que sufrimos de pequenas e que dende logo por moito que se diga non foi “polo noso ben”[i], podemos dicir ou polo menos dicirnos, que nos fixeron dano, que tivemos medo, que non nos sentimos: queridas, valoradas, mimadas, protexidas, que aquilo que nos pasou non tería pasado se mamá estivese atenta, que papá non o fixo ben, que nos magoran, que nos eibaron.

Por qué perdemos o control a veces de xeito desproporcionado coas xustas demandas dos nosos fillos, análicemos isto; o outro día lin o relatato dunha nai onde ela mesma se asustaba ante a violencia das súa reaccións ante algúns comportamentos dos seus fillos[ii] , segundo a opinión da miña terapeuta isto é porque as emocións reprimidas na nosa infancia actualízanse cando nos convertimos en nais e repetimos, repetimos, repetimos.

Pode que non o fagamos moi ben, ou incluso que nos demos conta de que o facemos bastante mal, sexamos conscientes e tratemos de rectificar e mellorar, non nos quedemos atascadas en xulgarnos e maltratarnos diso xa tivemos bastante, pola contra aprendamos a querernos, e a medida que nos queiramos máis, que nos gustemos, que nos respetemos, o trato cos nosos fillos mellorará.

[i] Recomendo o libro de Alice Miller titulado así  Por tu bien.
[ii] Pódese ver o artigo enteiro aquí: http://www.huffingtonpost.es/wendy-bradford/las-cosas-que-como-padres_b_4588020.html

Miremos  esta foto por un momento y hagamos un ejercicio de empatía, si, eso de ponernos en el lugar del otro, en este caso en el de esta niña, mirando a un adulto que la dobla o triplica en tamaño, fuerza, y que tiene una postura claramente amenazante, si esto no es suficiente probemos a sentarnos en el suelo y a nuestro lado un adulto en esa misma postura.

Podemos, ahora, hacernos una idea y sentir lo mismo que esa niña siente, que seguramente será: miedo, soledad, pánico tal vez.

 A menudo reflexiono sobre la poca consciencia que tenemos en relación al daño que podemos causar en los niños, también la poca, escasa o ninguna formación que tenemos madres y padres en la tarea más importante de nuestra vida, que no es otra que la criar a nuestros hijos, y también y sobre todo la inmensa soledad y desprotección de montones de  bebés que se enfrentan cada día con madre y padres estresados, neriosos, deprimidos, ocupados.

Cuando nosotros, adultos, nos empeñamos en esconder la realidad de nuestra propia infancia, en justificar los malos tratos de los que fuimos objeto por nuestras madres y padres con el gastado discurso: “lo hicieron por mi bien”, a parte de mentirnos y no conseguir avanzar, estamos perpetuando ese maltrato.

Para salir de este círculo vicioso, debemos darnos permiso para llorar, para enfadarnos, por todo eso que sufrimos de pequeñas y que desde luego por mucho que se diga no fue“por nuestro bien”[i], podemos decir o cuanto menos decirnos, que nos hicieron daño, que tuvimos miedo, que no nos sentimos: queridas, valoradas, mimadas, protegidas, que aquello que nos pasó no habría pasado si mamá hubiera estado más atenta, que papá non lo hizo bien, que nos lastimaron, que nos hirieron.

Por qué perdemos el control a veces de una manera desproporcionada con las justas demandas de nuestros hijos, analicemos esto; el otro día leí un relato de una madre en el que ella misma se asustaba ante la violencia de sus  reacciones por algunos comportamientos de sus hijos[ii] , en opinión de mi terapeuta sucede esto, porque las emociones reprimidas en nuestra infancia se actualizan cuando nos convertimos en madres y repetimos, repetimos, repetimos.

Puede que no lo hagamos muy bien, o incluso que nos demos cuenta de lo hacemos bastante mal,  seamos conscientes y  tratemos de rectificar y mejorar, no nos quedemos atascadas en juzgarnos y maltratarnos de eso ya tuvimos bastante, por el contrario, aprendamos a querernos, y a medida que nos queramos más, que nos gustemos, que nos respetemos, el trato con nuestros hijos mejorará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s